BIPOLAR


No, no voy a hablar de Kristina. El título de este post tampoco es una confesión a título personal (ja, como para confesar en este país y con los tiempos que corren que uno está igual que la pingüinita).


Cuando la actualidad impone algún hecho relacionado con la medicina, nuestra tele se llena de forenses, especialistas en estética e incluso neurocirujanos, todo para tratar de enseñar su oficio en cinco minutos, antes de una tanda y de la modelo de turno que se levantó al fulano de turno y viene a cambiar un trabajito en el verano en la revista de moda por reirse de la virilidad del famosín pecador (ya, hablamos de un ingrediente del copetín de los domingos mientras se espera que el asadito se haga, pero tampoco voy a venir a decir guarangadas directamente).


La cuestión es que en vez de informarnos desinforman y en vez de tranquilizarnos nos asustan. No se dan cuenta que su cholulez hace daño? Vieron alguna vez a un físico nuclear explicándonos como se construye un reactor? Será que los ingenieros no tienen sangre mediática en sus venas? (no, no me den excepciones que al final Blumberg no era ingeniero).


En fin, supongo que nos espera una semana con psiquiatras que reseñen los beneficios del litio y nos recuerden que Churchill fue bipolar. Alguien que tenga una casita en el campo para prestarme? Una isla en el Pacífico? Un yate estacionado en la isla Maciel?


Mejor me compro el mp4, apago la tele y juego al autismo (sin Fangio, que si no es con un grande yo no me mezclo).

1 comentario:

rhas dijo...

Es cierto la tele no va más,
y tener internet por cablemodem no sirve porque pago tvcable y no la miro, sólo internet ocupa mi tiempo, incluso a mis programas favoritos los miro por webtv (dominio digital, eduhard y up grade), sólo se salva la tele por Lost, y los suplementos de computación del diario Clarin y La Nación, también por internet