BALANCE

No quiero comer. Nunca fui a un dentista en mi vida. Comer carne es más un sufrimiento que una necesidad. Siempre me mantuve en línea, me alimenté con cosas sanas y en su justa medida. Rara vez la balanza salió de la marca de los 76 kilos y ahora acusa 5 menos.

El médico dice que tengo anemia y yo pienso que tengo muchos años. Demasiados años, demasiados años vividos. Trabajando para comprar la casa, para la escuela de los críos, para la universidad del mayor y el futuro de la menor y su hijo: mi nieto.

A las seis me levanto y preparo el desayuno para que el niño vaya al colegio con las neuronas atentas. Lo subo en el autobús escolar a las siete y salgo al jardín a regar y a darle alpiste a los canarios. Después, leo el diario, miro las noticias y dormito hasta el mediodía cuando salgo a la calle y espero a que el niño regrese.
No cocino pero lavo los platos antes de dormir la siesta hasta las cinco. Ahí preparo el té, vuelvo a trabajar en el jardín, ver las noticias y leer el diario. Después toca cenar y sacar la basura antes de irme a dormir a las nueve a más tardar, sin sexo y con la tv a todo volumen. Mi familia dice que estoy sordo. Yo digo que estoy viejo.

Hay un eco en mi vida. Hoy se cumple un año desde que me jubilé.

Paloma Roca
Page copy protected against web site content infringement by Copyscape

Este microcuento necesita corrección y lo sé y pido ayuda porque no le encuentro la vuelta. Toda colaboración será bienvenida y concedidos serán los créditos. Será futuro y agradecido. Paloma

5 comentarios:

rhas dijo...

hola Paloma,
realmente este microcuento está perfecto, para tu crítica excelencia necesita corrección, no estoy capacitado para hacerlo sólo quería comentarte que me gustó, y estoy esperando el de clepsidra
rhas
http://rhas.es.tl
LA COMUNICACION ES VITAL

El Señor de Monte Grande dijo...

El cambio de vida a veces nos cuesta pero todo a la larga sale adelante.
Paloma, no se como corregirlo y no se si hace falta, es muy bueno como esta escrito y muy claro el mensaje.

Un beso desde MG

Pililú dijo...

Querida Paloma, no le veo errores a tu cuento, la única frase que no logro conectar con el resto es la de "Nunca fui a un dentista". Aparte de eso creo que es muy bueno. Te felicito por la valentía de escribir. Un abrazo.

P_R dijo...

ays, muchas gracias por lo que dicen amigos mios. Para mi le falta algo y no sé qué es y seguramente Pili tengas razón con ese párrafo, aunque el que menos me gusta es el último (no me gusta lo del eco y la jubilación, me gusta la idea pero no la forma en que lo redacté).

Rhas, hoy acabo de corregir algo para Clepsidra asi que seguro pronto vendrá la continuación. Pero primero, chan chan chan chán, quiero organizar un concurso de poemas!!! La idea es compartir entre nosotros lo que nos gusta y disfrutarlo. Estoy dando los ultimos toques al reglamento para largar con todo. Ya les avisaré.

mil besos

Paloma Roca

Marie Augustine Raymond .- dijo...

Me resulto realmente interesante el microcuento. Supongo que refleja el pensamiento de muchas personas. Miles de besos.