CLEPSIDRA

Está decidido. No hay marcha atrás posible. No escribiré mi novela. No veré crecer a un hijo. No envejeceré dulce y plácidamente a la vera de ningún mar. Moriré al lado del grande y ancho río. Agua dulce, peces sucios y desechos químicos. Si no elegí cómo vivir no seré exquisita a la hora de la parca.

La coherencia es algo que se pierde cuando se está aferrado a la vida. Ya dejé de asirme a ella hace años. Ser coherente es lo único que resta.

Tanto tiempo trabajando por una vida feliz inútilmente. Tanto ensayo y error, tanto error.

Es justo no apurarme. Disfrutar mi muerte como no disfruté mi vida. Morir por mi y no por los demás. Lo que está de más siempre sobra y detesto la comida recalentada.

Por una condenada y puta vez haré lo que guste y cómo guste. Me despediré, echaré culpas y aliviaré responsabilidades. Despacio, bien lento. Nunca es tarde para morir aunque acabo de empezar a hacerlo.

Page copy protected against web site content infringement by Copyscape

6 comentarios:

rhas dijo...

hola Paloma,
¿por qué Clepsidra?
¿Se parece la vida a un reloj de agua porque se nos escapa de las manos?

Anónimo dijo...

Gracias por visitar mi blog, cordiales saludos, Grace.

P_R dijo...

ayss, le has acertado :-O Al personaje se le escapa el tiempo de las manos para ir a su muerte. Esto que posteé viene a ser como la introduccion para una novela que estoy escribiendo donde cuento todo lo que hace antes de decidir suicidarse hasta que llega el final (donde todavia no sé si no se suicida porque no la terminé). En capitulos posteriores explica mas lo de la clepsida y como es el movimiento de llenar cajas de agua. Me ha encantado que encontraras la clave del titulo, gracias por entender mi sintonia. besos paloma

P_R dijo...

grace!!!! me costó saber quien eras!!! Me encantó tu blog, me siento muy identificada con la manera en que escribes y lo haces muy muy bien. Te tengo en mis alertas y de hecho ayer cuando volvi a leerte cai en la cuenta que eras tu la del mensaje. muchas gracias por venir al mio y por tu msgito y besos. paloma

Mar Warby dijo...

No mueras!!
Al menos de hambre, cocina algo rapido cada dia y evita re-calentados.

Saludos.

Susana dijo...

Hola Paloma!
Aunque la clepsidra evoque ese reloj de agua y la vida escapándose entre las manos... A mí me transmite más bien la idea que alguien "relajado" ante la idea de la muerte, quizás la vida cotidiana se torne de otro modo sin que esté en juego tantos ideales a veces imposibles de cumplir y que no hacen sino llevarnos a callejones sin salida.
De hecho tu relato me hizo acordar a un pequeño libro muy interesante tanto en su escritura como casi de investigación, de Antonio Di Benedetto y que se llama precisamente "Los suicidas".
Saludos! y llegué a tu blog siguiendo las huellas que dejaste en el mío! gracias por tu visita!!!